BENEFICIOS DEL CHUCRUT Y CÓMO HACERLO EN CASA

0

SALUD

¡AYUDA! ¿Cómo MEJORAR la salud de mi FLORA intestinal?




¡Calla! Que te cuento un secreto... Algo que he incluido en mi dieta son los alimentos fermentados, al principio es un sabor que te produce un choque en el paladar, pero le pasa como a la tónica, poco a poco se convierte en algo que engancha.

Empiezo por el principio...

¿Qué es el chucrut?

El chucrut, es un alimento fermentado a base de repollo, ofrece varios beneficios para la salud debido a su proceso de fermentación y su perfil nutricional. Algunos de sus beneficios incluyen:

Probióticos: El chucrut es una fuente de probióticos naturales, que son bacterias beneficiosas para el intestino. Estas bacterias pueden mejorar la salud digestiva y el equilibrio de la microbiota intestinal.

Mayor biodisponibilidad de nutrientes: La fermentación del chucrut puede aumentar la biodisponibilidad de ciertos nutrientes, como las vitaminas B y C, el hierro y otros minerales.

Apoyo al sistema inmunológico: El chucrut contiene vitamina C y antioxidantes, que pueden fortalecer el sistema inmunológico y proteger contra enfermedades.

Ayuda a la digestión: Los probióticos en el chucrut pueden ayudar a mejorar la digestión y reducir problemas como el estreñimiento y la hinchazón.

Control de peso: Los alimentos fermentados, como el chucrut, pueden estar relacionados con un mejor control del peso debido a su influencia positiva en el metabolismo y la saciedad.

Salud cardiovascular: Algunos estudios sugieren que los probióticos pueden tener un efecto beneficioso sobre la salud cardiovascular al reducir los niveles de colesterol y la presión arterial.


Cómo Hacer Chucrut en Casa Paso a Paso:

Hacer chucrut en casa es un proceso sencillo que requiere paciencia debido al tiempo de fermentación. Aquí tienes una receta básica de chucrut:

Ingredientes:

  • 1 cabeza de repollo verde (aproximadamente 1.4 kg)
  • 1-2 cucharadas de sal marina (sin yodo ni aditivos)
  • Opcionales: semillas de comino, pimienta, ajo picado u otras especias

Instrucciones:

  1. Lava el repollo y retira las hojas exteriores. Corta el repollo en cuartos y elimina el núcleo duro.
  2. Corta el repollo en tiras finas, ya sea con un cuchillo afilado o una mandolina.
  3. En un tazón grande, agrega el repollo y la sal. Masajea el repollo con las manos durante unos minutos. La sal ayudará a que el repollo libere su jugo y se ablande.
  4. Agrega cualquier especia o ingrediente opcional que desees en este punto y mézclalo bien.
  5. Transfiere el repollo y su jugo a un frasco de vidrio grande y resistente al calor. Presiona el repollo hacia abajo para que quede sumergido en su propio jugo.
  6. Coloca un peso sobre el repollo para mantenerlo sumergido en el líquido. Esto es importante para evitar el desarrollo de moho.
  7. Cubre el frasco con un paño limpio o una gasa y ajústalo con una banda elástica o una cuerda.
  8. Deja el frasco en un lugar oscuro y a temperatura ambiente durante aproximadamente 1 a 4 semanas, dependiendo de tus preferencias de sabor. Cuanto más tiempo lo dejes fermentar, más ácido será el chucrut.
  9. Durante el proceso de fermentación, verifica el chucrut con regularidad para asegurarte de que siga sumergido en su propio líquido y no haya moho en la parte superior.
  10. Una vez que el chucrut haya alcanzado el nivel de fermentación deseado, colócalo en el refrigerador. El chucrut fermentado se puede conservar durante varios meses en el refrigerador.


¡Ale! Ahora tienes tu propio chucrut casero lleno de probióticos beneficiosos para la salud. Puedes disfrutarlo como acompañamiento o como ingrediente en una variedad de platos.

Entradas que pueden interesarte